Reclutamiento y narcotráfico

El grupo terrorista ELN toma las zonas abandonadas por las FARC

El grupo terrorista ELN toma las zonas abandonadas por las FARC
Domingo, 26 febrero 2017 - 10:02 AM - Agencias
WhatsApp Email

Mientras las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) continúan en pleno proceso de desmovilización tras el acuerdo de paz con el Gobierno, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) recién ingresó en una etapa de diálogos exploratorios con el equipo negociador del presidente Juan Manuel Santos.

Recientes informes señalan que los terroristas del ELN están aprovechando las zonas que abandonaron las FARC para expandir su influencia a lo largo y ancho del país. Incluso los propios guerrilleros reconocieron esta movilización.

“En un escenario de guerra todo eso es posible, porque en un territorio nacional una de las formas de defensa y resistencia es copar más territorio“, declaró la semana pasada Wigberto Chamorro, alias “Eduardo Martínez”, quien recientemente fue indultado por el Gobierno y puesto en libertad de la cárcel de Bellavista (Medellín) para convertirse en uno de los facilitadores de la paz, a la emisora local RCN Radio. El guerrillero justificó este accionar al indicar que las mismas comunidades son las que han pedido al ELN que tome el control de determinadas zonas.

“La política del ELN es cubrir la mayor cantidad de espacio, expandir su poder”, señaló Marcy Vargas, integrante del equipo de investigación de la Fundación Paz y Reconciliación.

La investigadora colombiana indicó que hay ciertos sectores del país, como el Arauca, Nariño y Catatumbo, entre otros, donde las guerrillas forman parte de la vida cotidiana de las poblaciones. Pero hay otros territorios más urbanos en los que los insurgentes extorsionan y amenazan a diario a los ciudadanos. Esto se puede observar en sectores como La Macarena o el Uribe, en la parte del Suroriente del país, donde empresarios, campesinos y ganaderos se ven sometidos a las exigencias económicas de los insurgentes.

“El ELN funciona muy diferente según la región. En el Arauca es diferente su funcionamiento al de Bolívar”, indicó Vargas, quien estimó que el grupo guerrillero está conformado por entre 5.000 y 7.000 terroristas, sumado a la red de cooperantes, que incluso es mayor “a las que tenía las FARC”.

Pero lo cierto es que ahora queda un interrogante sobre lo que sucederá con los casi 240 municipios que coparon las FARC durante sus más de 50 años de guerra. El ELN, que hasta hace poco contaba con 110 regiones en su poder, parece estar interesado en expandir su radio de influencia. Pero la investigadora colombiana avisó: “Hay otros grupos armados que han venido ocupando las zonas abandonadas por las FARC”.

“Los riesgos de que estos espacios fueran cooptados por otros grupos siempre han estado latente, y las consecuencias de estas nuevas disputas pondrían a estos territorios ante nuevos escenarios de violencia”, indica el informe publicado por esa Fundación el pasado 31 de enero, titulado: “En qué están los territorios que dejan las FARC”.

Ese estudio explica que la expansión del ELN tomó mayor notoriedad en zonas como el sur del Chocó, específicamente en la subregión del San Juan, “lugar en el que la presencia de las FARC había sido tradicional y que hoy cuenta con un control fuerte por parte del ELN”. Lo mismo sucede en municipios del norte de Santander y Arauca.

En el sur de Bolívar, en tanto, donde los terroristas han tenido cierta presencia, buscarán fortalecer su control ya que se trata de una región rica en oro y minería, y donde sacan provecho de cultivos ilícitos.

“El beneficio que ha tenido el ELN por el narcotráfico es bastante importante pero no al nivel de las FARC (…) Es una guerrilla que maneja mucho menor presupuesto, por lo que tiene la necesidad de financiarse con esas economías ilegales como el contrabando y el narcotráfico”, apuntó Vargas.

En zonas como Catatumbo y Nariño “es muy fuerte la influencia del ELN en el narcotráfico”, agregó.

La investigadora reconoció, además, que los guerrilleros podrían aprovechar su “política de expansión” para reclutar nuevos combatientes. “Aunque haya aumentado, la capacidad militar del ELN es muy baja”. Por ese mismo motivo, consideró que los insurgentes no tendrán la capacidad de movilizarse mucho más allá de sus zonas de control: “El ELN va a mantenerse en las zonas en las que está. Va a ampliar su radio de acción”.

En sus recientes declaraciones Eduardo Martínez opinó que los intentos del grupo terrorista de copar los territorios abandonados por las FARC no se contraponen con los términos de las negociaciones de paz. “En la medida en que profundicemos los acuerdos de la participación de la sociedad, muchas cosas pueden cambiar; la realidad no es estática, se mueve como la verdad; nosotros tampoco somos inflexibles”.

Sin embargo, en las últimas semanas, los insurgentes intensificaron sus ataques contra las Fuerzas colombianas, asesinando soldados y policías. El pasado fin de semana se produjo un atentado con dos bombas en el centro de Bogotá, que dejó un saldo de 26 policías heridos.

Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa, apuntó directamente contra los terroristas del ELN, como los principales sospechosos por el ataque. “La hipótesis más probable sobre los autores del atentado en Bogotá es que sean miembros del ELN”, escribió en su cuenta de Twitter el lunes pasado, un día después del atentado.

“El ELN se ha propuesto impactar en la ciudad donde puede generar mayor resonancia su accionar. El impacto en la opinión pública es mucho mayor (…) Generalmente ataca en regiones donde después pocos se enteran”, aseguró Vargas.

Asimismo, sostuvo que el “ambiente de paz que se ha creado en Colombia”, también hace que “esas acciones tomen mayor relevancia”.

Con relación al proceso de paz que inició el grupo terrorista con el Gobierno el pasado 7 de febrero en Quito, la investigadora advirtió que los insurgentes no descartan que las negociaciones fracasen. Ante este posible panorama, buscan una especie de “plan B” aprovechando la desmovilización de las FARC para expandir su radio de influencia. (Con información de agencias)

LO MÁS VISTO