Personajes destacados de Tarija

Beto Lema, una leyenda del básquet tarijeño y boliviano

Beto Lema, una leyenda del básquet tarijeño y boliviano
febrero 19, 2017 - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

Si hay algún deporte por excelencia en Tarija, sin duda, es el básquet. Un deporte que se vive con gran pasión entre los tarijeños y que ha dado grandes alegrías al departamento gracias a jugadores históricos como Heriberto “Beto Lema” que han contribuido a engrandecer este deporte y a generar un cariño en una afición que demuestra su pasión cada vez que tiene ocasión.

Hijo del reconocido José Antonio Lema, más conocido como Gringo Limón, y de Marta Trigo Ichazú, Beto Lema, (Tarija-1969), tuvo claro desde bien chico que su pasión era el básquet cuando jugaba en las canchas del entonces patio prefectural, ahora coliseo Luis Parra.

El jugador de basquet Beto Lema

“En esa época le decía a mi madre que no me lleve al kínder que me deje ahí que era lo que me gustaba y de ahí parte mi pasión por el deporte porque me he criado en una cancha deportiva”, cuenta Lema a La Voz de Tarija desde el despacho de su domicilio flanqueado por decenas de trofeos y medallas.

Inició su dilatada carrera en las categorías inferiores de Tarija para después jugar en equipos tarijeños como Codetar y Unpayú donde consiguió diversos títulos. Tras un estancia a los 18 años por Argentina en equipos como Obras Sanitarias y Ferrocarril Oeste retornó a Bolivia para defender la polera de Ingavi en La Paz durante 6 años y otros 4 años defiendo la de Comil en la misma ciudad.

El base, rápido de veloces movimientos y visión de juego, como se define el propio Lema, vivió sus años deportivos más gloriosos en la ciudad de la sede de Gobierno jugando más de media docena de ligas sudamericanas (en total jugó más de 20 torneos sudamericanos en su carrera) y jugándoles de tú a tú a equipos de renombre del continente sudamericano.

Su rendimiento le valió múltiples reconocimientos como jugador destacado, reconocimientos del Gobierno, reconocido como máximo anotador y elegido en los mejores quintentos de los campeonatos sudamericanos en varias ocasiones.

 

“En los torneos sudamericanos he sido reconocido en los torneos en el quinteto elegido en el torneo sudamericano en Venezuela y Ecuador. Desde que empecé el año 80 hasta que lo dejé en el 2006, 2007, hemos estado en constantes competencias, todos los años hemos tenido desafíos importantes”, rememora.

Una carrera deportiva de casi tres décadas en la que ha vivido grandes experiencias y de las que guarda buenos recuerdos.

“Viajábamos en flota, ese era nuestro hotel por ahorrar unos pesos. Bajamos, jugábamos y esperábamos que nos llevaran a cenar o descansar en un hotel pero de nuevo al bus. Una ducha y al bus para seguir el viaje con un sándwich de mortadela.  20 días así jugando día por medio en distintos lugares de Sudamérica… Esa parte ha sido muy divertida,  éramos una familia”, cuenta.

Heriberto Beto Lema

Como anécdota, recuerda que las condiciones en las que la selección boliviana de básquet iba a jugar los campeonatos sudamericanos eran “precarias”.

“La selección boliviana no tenía plata para los uniformes, teníamos que tratar de buscar los uniformes de una selección boliviana. Íbamos a un torneo al Paraguay y paramos en Bermejo,  Ahí jugamos un partido y el ingenio de Bermejo nos regaló los uniformes y de ahí nos fuimos a jugar un torneo sudamericano. Nosotros veíamos como los otros equipos venían de una gira de Europa y nosotros jugábamos un partido en Bermejo y era lo máximo que nos preparábamos”, relata entre risas.

Tras su periplo por La Paz, Santa Cruz y Cochabamba, ciudades en las que consiguió levantar títulos para esas selecciones, volvió a Tarija para despedirse del básquet en Unpayú y Millonarios.

 

“Al final de mi carrera terminó en Tarija jugando a un buen nivel con 35 o 36 años. En Millonarios fue la última etapa con el cual hemos salido campeón nacional y jugado ligas sudamericanas. Me retiré en Millonarios y en la selección tarijeña que después de 13 años de que Tarija no obtenía un título pude despedirme jugando en Tarija y pudimos salir campeones. He terminado mi carrera como he querido dándole un título a Tarija ha sido una linda historia del básquet”, señala.

Beto Lema práctica basqeut desde su domicilio en Tarija

Hoy, en año 2017, el básquet en Bolivia y en Tarija, sin embargo, no ha cambiado mucho del que Beto Lema conoció. “No es un deporte de élite ninguna firma va a apostar por un deporte que no tiene trascendencia. Tendría que cambiarse desde las bases parte dirigencia y habría que hacer una restructuración de esto, pensar en las escuelas y fortalecer la liga mayor y los clubes. Si los clubes tienen que pagar y no perciben, ningún club va a aguantar. No hay un club donde tenga una cancha tenga una historia un ingreso entonces es bien complicado pese a que en Bolivia en todas partes lo ve muchísima gente, hay anchas hay espectaculares y a la afición siempre que hay un torneo de básquet de alto nivel nunca abandona. Creo que tenemos muchas condiciones para poder sacar esto adelante”, concluye. Lo dice alguien que sabe de básquet y que ha llevado el nombre de Tarija a canastas de todo el continente.

 

LO MÁS VISTO