Las autoridades de Tarija y el 'jetlag'
Jueves, 16 febrero 2017 - 09:26 AM - La Voz de Tarija
WhatsApp Email

Las autoridades de Tarija pareciera que viven en un continuo ‘jetlag’ permanente, y no por los viajes continuos de algunos funcionarios, sino por el estado de letargo y confusión con el que maniobran habitualmente.

La administración de la ex vieja terminal de buses de Tarija Agustín Morales ha sido durante todos estos años un agujero por el que la Alcaldía ha dejado de percibir recursos económicos en favor del sindicato de choferes 1º de mayo, administrador y copropietario de la infraestructura de la vieja terminal. Lo sabían las autoridades de la gestión del ex alcalde Montes y lo sabía la actual gestión de Rodrigo Paz pero nadie movió un dedo.

“Lo sabían las autoridades de la gestión del ex alcalde Montes y lo sabía la actual gestión de Rodrigo Paz pero nadie movió un dedo”

Un ex secretario de Hacienda del sindicato de choferes ha alertado durante cinco años del negociado y recursos ingentes que la alcaldía ha dejado perder por concepto de alquiler de oficinas para las boleterías y quioscos, uso de rampa y venta de los boletos. En la gestión de Montes se hizo una auditoría cuyos resultados fueron que la administración de la entonces terminal de buses no brindó la información suficiente. Ahí quedó todo. No fue hasta que los medios de comunicación tarijeños retomaron la situación, coincidiendo con el traslado a la nueva terminal, que las autoridades municipales decidieron tomar acciones.

Hace un par de semanas el Concejo Municipal aprobó por unanimidad pedir a la Contraloría una Auditoria sobre la administración, sin embargo, todo parece indicar que acabará en nada y todos saldrán de rositas como viene siendo costumbre. Teniendo en cuenta la demora de las instituciones en realizar estas instituciones, seguramente la administración de esa terminal se habrá desecho las pruebas o el resultado que arroje la auditoría será que aquí no ha pasado nada. Como siempre las autoridades actúan después de la tormenta, con retraso, con lentitud y con escasa eficacia en un jetlag permanente de su viaje político.

LO MÁS VISTO